Páginas

01 junio, 2015

Reforma del baño Low Cost

    Te gustaría cambiar el aspecto de tu baño por poco dinero??

    Pues sigue leyendo, porque eso es lo que conseguí yo con el mío.
    Creo que era la parte de la casa que menos me gustaba, tenía un mueble que no es que fuera muy feo, pero no se por qué le cogí manía...
    Quería cambiarlo sí o sí y cuanto antes mejor, pero ni me apetecía meterme en obras ni tenía presupuesto para ello, así que me puse a buscar soluciones...
    Un día, de repente ví un baño que me encantó y me inspiró para hacer el mío, que se quedó así de bonito:




Éste era mi baño antes de la reforma Low Cost:





    Los materiales principales para conseguir este cambio son los siguientes:

-Papel pintado o vinílico válido para cuartos de baño o cocinas. 

-Pintura para azulejos. Yo la compré de color blanco mate.

-Molduras de madera decorativas

-Suelo vinílico

    Cómo lo hice?

    En primer lugar hay que dividir las paredes del baño en dos mitades: superior e inferior

    Empezamos con la inferior pintando los azulejos con pintura especial para azulejos. 
En la zona de la bañera aconsejaría pintar la pared entera con esta pintura

    Una vez seca, seguimos con la parte superior:

    Colocaremos el papel, pegándolo con cola especial para papel pintado. Es muy fácil, según el tipo de papel te explica como hacerlo.
    En mi caso, al ser papel pintado sólo puse cola en la pared extendiéndola muy bien con un cepillo especial y poniendo el papel encima, de arriba hacia abajo. Con un trapo y con cuidado vamos presionando el papel contra la pared para que quede perfectamente pegado. Cuando vayamos a colocar el siguiente trozo de papel, si lleva dibujo hay que tener especial cuidado en cortarlo muy bien para que los dibujos coincidan y se note lo menos posible la unión.

    En la zona de la bañera, aunque yo sí lo hice, recomendaría no poner papel. Yo sabía los riesgos que podía correr pero aún así me empeñé y lo puse. 
    Con el paso del tiempo empecé a ver los resultados: el papel se despegó un poquito por el vapor y el agua de la ducha, pero me gusta tanto como queda que intenté arreglarlo antes de quitarlo definitivamente. 
    Para ello, lo que hice fue poner listones de madera, a los que puse una imprimación universal y después pintura blanca, para que me aguantaran la humedad y seguidamente los pegué alrededor del papel, ocultando los bordes de unión. Me gustó bastante el resultado:



    En la zona de la bañera, también puse papel y al igual que hice en las paredes de la bañera, coloqué listones de madera a todo alrededor:


    Y ya tenemos listas las paredes!! Ahora vamos a por el suelo....

    El que yo tenía era el típico suelo de gres, pero como había puesto tarima en el resto de la casa (también la puse yo...Jijiji) y recomiendan no ponerla en baños y cocinas, me decidí a poner un suelo vinílico que fuera lo más parecido posible al del resto de la casa.
    Los suelos vinílicos son súper fáciles de poner. Se pueden cortar con un cúter o tijeras y la cara inferior lleva adhesivo, por lo que lo único que hay que hacer es cortar y pegar:

    Éste era el suelo que tenía antes:


    Y éste el vinílico que puse después:


    Hay que ver el cambio que se le puede dar a cualquier estancia, cambiando sólo el suelo...

    Lo más dificil de poner un suelo, es cuando llegamos a zonas complicadas como inodoro o bidé..... Os voy a explicar cómo lo hice yo, porque fue muy fácil:

    Cuando llegué a estas zonas, lo que hice fue poner papel kraft junto al inodoro y bidé y dibujar el contorno en el papel, después cortar con tijeras e ir ajustando hasta hacer la misma curvatura que tienen ambas piezas. Una vez que tuve el corte perfecto, solo tuve que pasar el papel encima de la lama de suelo vinílico, calcar el contorno y cortar. De esta manera me encajó perfectamente y no tuve que desperdiciar ninguna lama.

    Pues ya tenemos listas las paredes y suelo. Ahora falta decorarlo un poquito para que quede más bonito todavía.

    En mi decoración utilicé letras de madera para poner la palabra HOME sobre la pared del inodoro y compré unos marcos de fotos, para poner en la otra pared. En lugar de poner fotos, decidí adornarlos con láminas con frases positivas y motivadoras que tan tendencia son últimamente en decoración. Estas frases las puedes encontrar en internet e imprimirlas al tamaño deseado, así de fácil...

    Tanto las letras de madera como los marcos, los pegué con cinta de doble cara, para no tener que hacer agujeros en las paredes.


        Ahora llegan los complementos o accesorios de baño:

    Tenía en casa un dosificador que compré para el lavavajillas y que ya no utilizaba. Era metálico y de color naranja, así que lo que hice fue con un poquito de tela de arpillera, la corté a medida del dosificador y la pegué con silicona caliente. Después le puse un poquito de cuerda enrollada pegada también con silicona.
    Con un tarro de cristal de la mayonesa, hice lo mismo y lo utilizo para guardar mis brochas de maquillaje:


    Me hice un toallero en forma de escalera, para tener a mano las toallas cuando salgo de la ducha.
Es suuuuuper fácil de hacer y muy práctico:

    -Corté dos listones de madera de la longitud deseada.

    -Corté otros 6 listones más cortos para hacer los peldaños, que servirán para colgar las toallas.

    -Sobre una superficie lisa o suelo, ponemos los listones largos y superponemos los pequeños a la distancia deseada. 

    -Atornillamos los peldaños a los listones largos

    -Damos una capa de imprimación a la escalera y cuando esté completamente seca, otra de pintura blanca. 
Lo de la imprimación es opcional, pero yo lo hice, para que la madera aguantara más la humedad del baño y las toallas cuando las colgamos un poquito húmedas

    -Una vez seca la pintura y para ocultar los tornillo, enrollé unos trocitos de cuerda alrededor de los extremos de cada peldaño. A la vez que sirve como ocultación de los tornillos, le da un toque muy personal y diferente


    Podéis comprar un espejo para encima del lavabo o podéis hacerlo vosotros mismos como en mi caso:

    Lo único que compré fue el espejo sencillo sin marco ni nada. El marco lo hice yo misma con rodapié que me había sobrado del que puse en la casa. 

    Sólo hay que cortar el rodapié a la medida del contorno del espejo, y pegarlos al espejo con adhesivo de montaje:



    Pues como podréis comprobar, el cambio ha sido bastante significativo, siguiendo estas sencillas pautas, sin obras y con poco dinero:




    Yo estoy encantada con el cambio y deseando de empezar a reformar el otro baño que me queda....

    Os animáis a cambiar el aspecto de vuestros baños???




    

www.tukiapplehome.blogspot.com

by Mayte Alfaro